EL ENCUETRO DE EXPERIENCIAS PARA LA RENOVACIÓN

A menudo al dirigir un establecimiento educativo, el rector o director, puede perderse entre un cumulo inmenso de acciones y situaciones que requieren su atención. Situaciones producto de las cada vez abundantes estrategias de seguimiento que desde las políticas nacionales o locales se establecen en busca de ofrecer un mejor servicio a la población. Acciones generadas por las ya mencionadas estrategias o por la constante demanda de atención y solución de problemas que requieren las comunidades educativas las cuales se consideran afectadas por malas decisiones o simplemente porque sus particularidades así lo necesitan.

 

La planeación estratégica es aquella herramienta que se pone a disposición de los rectores y directores para emerger de una cotidianidad que agobia, cansa y quita fuerza para llevar las riendas de un barco que se hace más y más pesado cada día. De allí que en unas pocas luces de sobriedad, se generen vestigios vagos de organización y planeación, que son opacados cuando por carencias infaltables de las instituciones educativas, hay que dejar de lado lo planeado para hacer lo urgente e inmediato, simplemente porque toca o porque hay un llamado que un organismo superior que le dice al rector o director, es que es su responsabilidad y debe hacerse.

 

Así era mi sentir a principios del 2018, agobiado ante los constantes llamados para dar solución a los requerimientos de los organismos locales y nacionales, y a su vez con un número incierto de situaciones por resolver en la organización inmediata de una nueva vigencia que se iniciaba, con los faltantes ya conocidos, con nuevos faltantes producto de situaciones del final de la vigencia anterior y con más faltantes por el desborde de personal estudiantil para atender.

 

Tras muchos tropiezos y decisiones, algunas más acertadas que otras, la vigencia 2018 continuó su rumbo. Se presentaron discusiones, acciones de hecho de los padres buscando soluciones apropiadas, acciones de hecho de grupos violentos, ajustes y rejustes de la planeación y entre una y otra cosa, nuevamente caí en la pérdida del rumbo, el atraso de procesos, en el olvido de otros, que al final se hicieron a las carreras, en un cansancio de mi persona y de quienes me acompañan porque no se terminaba de hacer algo, cuando ya había una nueva circular pidiendo no sé cuantas acciones más.

 

Un día cualquiera recibí una invitación a un encuentro de rectores que habían participado por dos años en un proceso formativo y que producto de ese proceso querían continuar trabajando por la educación de nuestro departamento. Quien me invitó, estoy casi seguro que sabría que yo asistiría, pues nos conocíamos hace tiempo y sabía que estaría interesado en ir a escuchar. Quien me invitó no sabía cómo me encontraba, pues esa pesadez que produce la carga de la dirección se mantiene oculta debajo de los hombros de quien la lleva, a fin de mostrar una frente libre de pesos, que permita mantener siempre a flote el barco que se dirige.

 

Tímidamente asistí al encuentro, llegué perdido a una institución que no conocía, sin saber que tanta gente iría y como sería recibido, por aquellos ya formados y próximos a graduarse, al lado de un novato, que no tenía idea en donde se estaba metiendo. Mi recibimiento fue agradable, el desarrollo de la reunión, insuperable, y poco a poco con cada momento, me sentí más tranquilo, hasta que me atreví a hablar. Desde allí, al escuchar las bondades de la experiencia vivida por los demás participantes, me fui llenando de una energía que hace rato no sentía, y que pensé ya no estaba.

 

Gracias Oscar, por invitarme. Gracias Valentín, Ana Julia, Pablo, Jesús, Jessica por permitirme con su acogida, activar la llama de la renovación en mí.

 

YENIS ALONSO ANAVITARTE MANRIQUE

Rector IE Francisco José de Caldas de Tibú

1 thought on “EL ENCUETRO DE EXPERIENCIAS PARA LA RENOVACIÓN”

  1. Es inspirador el relato, eso demuestra que el trabajo en equipo permite llegar a otros para incidir favorablemente en la gestión. Un abrazo a cada integrante del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *